Lo bello es noble, digno y eterno si viaja al corazón del hombre

jueves, 24 de julio de 2014

PORCA MISERIA


La indigencia cambia las formas extremas, para volver a ellas cuando desaparezca la temporada estival. Las cifras de ocupación que exhibe con hipocresía el gobierno basura, son quebradizas. Vivir a salto de mata es para muchos españoles el legado actual de una filosofía infame, dictada por los poderes locales y extranjeros que sirven estos corruptos y falsarios. Es ni más ni menos que la "porca miseria", tal como dicen los italianos con deliciosa y contundente fonética. Definición acertada para un contenido atroz...

miércoles, 23 de julio de 2014

UNA NUEVA REFLEXIÓN SOBRE 'LA SAGA DE LA ESFERA BRILLANTE II"



La opción de introducirme en la fantasía, situando el escenario en otro planeta presentaba riesgos. En general, cuando se aborda un territorio tan vasto, es usual el descarrilamiento en la fantasía heroica, sus monstruos, los héroes musculosos o niños precoces que hacen las veces, y etc. En cambio, yo tenía ideas muy concretas al respecto. Son las que redacto a diario sobre historias reales, actuales o pasadas, del mundo en el que vivimos. Luego, busqué analogías y símbolos que nutrieran mi imaginación. La crisis actual del siglo XXI se presta a ellas. Es una mina de oro poco explorada por la fantasía. Sí, tan mareados estamos por la mercadotecnia vacía de humanidad. 
Los grandes autores del pasado escarbaron las entrañas de sus sociedades, siempre en conflicto, describiendo pugnas globales, familiares e individuales, en el ajustado retrato de aspectos vitales en su tiempo. Pusieron imaginación y voluntad en ello. Mi intención fue seguir esa huella, ofreciendo al lector, inteligente y sagaz, buenos reglones. Cosas enlazadas a los sentimientos, las ideas y las emociones, en clave dramática, no exentas de ironía, ni, esto es quizá lo más importante de mis escritos, ideales de justicia y equidad social. La idea de un Caballero audaz y valeroso no es nueva; tampoco frecuente en este campo de la fantasía planetaria. La literatura anglo sajona y muchas otras, acudieron a tradiciones religiosas e iconos de civilizaciones de la antigüedad para plasmar historias comerciales. Yo apelé a esto muy vagamente, al crear mis propios códigos y valores, negando de paso al héroe solitario, en beneficio de su inserción grupal, convirtiendo a los valientes y arrojados corales, en una suerte de parteros de la libertad, protagonizada por pueblos ansiosos de romper cadenas de esclavitud y sumisión. La figura central de Errando, Señor de los Bosques en la Esfera Brillante, encarna la vasta experiencia de una vida larga e intemporal. Sus acompañantes, el Hombre Verde y el joven Furio, que es quien va narrando las historias, han sobrevivido a la extinción de comarcas o aldeas, rescatados en épocas diferentes por Errando, e incorporados luego a la troupe que comanda. Todos aportan su destreza y valor, guiados por alguien que, como buen maestro, sabe ser mejor alumno. 
La magia y hechicería desempeñan su rol; también el amor y la amistad. Las escenas de crueldad o muerte violenta ocupan su espacio en la narrativa, fruto de un escenario arcaico, donde no se inventó la pólvora, aunque periódicamente sobrevuelen el cielo platillos volantes. Por encima de todo, se rinde culto a la naturaleza, condenando el racismo y los prejuicios que aún hoy sacuden al Planeta Tierra. Creo que esta serie, sumando ya dos libros, puede ser leída, tanto por niños precoces y adolescentes, como por adultos que crean en la posibilidad de mejorar la realidad. En tal sentido, la fantasía que imprimo al relato, es envoltorio de lo actual. Mercaderes infames organizados criminalmente al modo de las grandes corporaciones, y la globalización de la economía, con sus polos sociales distantes de pocos ricos y muchos pobres; nobles tan vacilantes como tanto políticos actuales, y líderes nuevos llenos de ímpetu y ansias de cambiarlo todo, desfilan por estos renglones, donde armonizan letra y contenidos. El placer de escribirla supera en mucho la cantidad de lectores que llegue a tener. De eso, tengan todos ustedes la más completa seguridad.

LA OBSTINACIÓN, MADRE DE TODAS LAS BATALLAS


Por fin completé el segundo libro de "La Saga de la Esfera brillante". Por un error operativo, causado por mi impericia guardando archivos, habían desaparecido para siempre casi treinta páginas a simple espacio, de las siete más previstas para culminar la redacción, sobreviviendo apenas unos esbozos que no llegaban a la decena. Admito empero, que tenía la base de la historia en el disco duro de mi cerebro. Ahora solo cabía mejorarla sin desmayo alguno. A fuerza de errores se aprende. No existe una edad o capacidad límite para ser menos burro, y yo apliqué el principio sin desmayar. Luego, en una semana reescribí la historia, elevando la calidad sustancial de aquel borrador. De forma tal, que no eché en falta lo perdido. Competir con uno mismo arroja ciertas ventajas, de saberlas aprovechar.
Asimismo, la obstinación volvió a desempeñar el papel de siempre, a lo largo y ancho de mi historia. En mi tradición, el aprendizaje incesante desempeña un rol central. Es la proteína que te permite crecer venciendo la adversidad y cualquier contratiempo, a menos que la biología te juegue una mala pasada. El más insignificante logro humano obedece a ese cúmulo de factores, tan visibles en la investigación científica; mucho menos en la creación literaria, salvando unos pocos ejemplos contemporáneos, siempre presididos por el esfuerzo. Pronto el texto, tras ser revisado por mi prodigiosa compañera, será ilustrado por Nerina Canzi tras leerlo, llegando a Kindle Amazon editado por María Aparecida. Un par de semanas después emprenderé el tercer libro.

martes, 22 de julio de 2014

NUBES DE HUMO

                     
                          Barbara Sukowa: fumando espera

Aficionado a devorar biografías en todos los soportes, visioné anoche el filme alemán sobre Hannah Arendt. Una dramatización que echa mano de imágenes veraces sobre el juicio a Adolf Heichmann en Tel Aviv, tras su secuestro en Buenos Aires. Fuera de las mismas, nada se aprecia. Este desastre revela la tremenda confusión de guionistas, productores y la directora, encarando la vida y obra de esta filósofa, crítica con el nazismo y fugada con su marido a los EEUU. Los actores (en especial, Barbara Sukowa, encarnando a Anna) fuman todo el tiempo, humo que sobrevuela el escenario volatilizándose con el metraje.

lunes, 21 de julio de 2014

LA LEYENDA

  La miliciana María Jinesta nos destina su media sonrisa mientras monta guardia frente al Hotel Colón de Barcelona, a mediados de 1936.


Los pueblos sin heroicas leyendas, que alienten el presente, no tienen futuro. La más grande, y tal vez única leyenda de España en muchos siglos, no fue descubrir y colonizar América asesinando aborígenes, a cambio de legarles la sífilis, sino la solitaria resistencia al golpe fascista y sus compinches: un auténtico cantar de gesta digno de celebrarse. Por esa sinrazón, propia de los que no tienen otra patria que los bienes y el dinero, los reaccionarios de siempre, sus hijos y nietos intentaron sepultarla, junto a los restos mortales de muchos republicanos, y la memoria de millones de héroes, durante más de tres décadas una vez muerto el tirano genocida. Que lo hayan conseguido, empleando falsos espejismos y reales amenazas, explica esta podredumbre actual. Ella brota junto a los gusanos y roedores de la desmemoria oficial, gastando ese "a mí qué me importan el pasado,"las dos Españas", los putos ideales y el vecino". 

Ya va siendo hora de restaurar aquella conmovedora historia de coraje, fraternidad, valor y ansias de justicia social, enterrando para siempre a estas alimañas, sus sepultureros. Eso, entre otras cosas, para así restaurar la moral perdida y no morirnos de frío, celebrando con orgullo en las calles y pueblos de la patria real, devastada por la pobreza de muchos y la corrupción de unos pocos, una magna leyenda, que hoy nos arrope y reconforte en este helado Continente, cada día más viejo e inhóspito, recuperando la dignidad que un día nos secuestraron tras una injusta derrota y su largo silencio...

domingo, 20 de julio de 2014

LA SAGA. SEGUNDO LIBRO


Ya está calentito el libro segundo de "La Saga de la Esfera Brillante", un ejercicio de fantasía y principios aplicado al mundo de hoy, incidiendo en la necesidad de mejorarlo. Parte de la Historia real está ahí, palpitando con sus dramas humanos y sociales, fundidos a los intentos de cambio y revolución. A medida que avanzan los renglones, mi entusiasmo crece. Qué bello es hacer lo que a uno le gusta y puede, volviéndolo a mimar después, a través de la lectura, y ya editado! Cuando empecé a redactar mi primer libro, lo hice por esas razones. Mi biblioteca de Barcelona era un templo cultural. Yo debía contribuir con algunos renglones. Los que me gustaría leer y faltaban. Ya llevo trece libros editados en papel o medio virtual, entre biografías y novelas. Y la verdad es que, a esta altura de mi vida, me importa poco que me lean a no. Cada cuál es libre de elegir lo que lee o deja de leer, faltaría más! 
Me basta con gustar de lo que hago, y que le guste a mi mujer. Ella, una apasionada de la gran literatura, montó otro templo cultural en nuestro piso de Rio. Lo hizo a lo largo de años, cuando aún no nos conocíamos, aunque compartiésemos la misma pasión cultural. Y hoy, para nuestra dicha, seguimos disfrutando de la vieja afición con gran intensidad. Así será hasta el fin de los tiempos; cuando dejar de leer o escribir signifique partir para siempre

CON EL MAZO DANDO

En esta Europa de pesadilla mandan las hienas y los cocodrilos disfrazados de seres humanos. Es un Continente gobernado por entusiastas en sembrar de pobres el presente, para explotarlos mejor y que se muera el excedente. No hay un solo país que se libre de esta noción criminal de la existencia. Las guerras europeas del pasado, en las que todos se mataban con devoto empeño, adoptaron un nuevo formato en este Siglo XXI: el de la injusticia social clamorosa, y la indiferencia con lo que suceda a los pobres del mundo, constantemente agredidos y pisoteados. A los de Gaza, Haití, Egipto, Irak o Siria, y a los de Extremadura, Avellaneda, Salta y Guinea Ecuatorial. Ser europeo y enorgullecerse de ello hoy día es propio de miserables. Hay que volver la mirada al mundo y frente a la propaganda paneuropeísta proclamarse ciudadano universal. Miembro emérito de los que están mirando el presente del lado correcto, descartando a la vez todo pacto conciliador con los causantes de este destrozo, al que habrá que ponerle fin, por las buenas, las malas o las peores, para que los conocidos de siempre no finalicen con nosotros y los nuestros, las gentes de buena voluntad, aquellos que roban, mienten y viven de sudor ajeno navegando en la corrupción, mientras nos hablan de democracia, con el mazo dando.