Lo bello es noble, digno y eterno si viaja al corazón del hombre

miércoles, 1 de julio de 2015

EL VOTO CAUTIVO


Calle de Atenas, ayer 

Algo importante vuelve a demostrar la rendición de Syriza: la solución democrática a través del sufragio ha fracasado en Europa. La izquierda social acepta, entre alaridos y rebuznos, la ley económica del más fuerte. Esto vale para Grecia, España y toda la empobrecida zona sur. 
Viajemos por la Historia echando mano de un pequeño ejemplo.
Cuando los nazis ocuparon Francia, la mayoría de la población aceptó las reglas de juego del ocupante. Parte de la misma pasaba por una falsa zona libre, gobernada por el Mariscal Pétain con la supervisión del Alto mando Alemán, las SS y la Gestapo. La resistencia armada tardó en llegar entre un concierto de muertos, gaseados y deportados. Más o menos eso mismo pasó en Italia tras la caída de Mussolini y la República de Saló. Se me dirá que entonces, los maquís y partisanos recibían el estímulo de las tropas norteamericanas y auxilio financiero parcial de la URSS. Hoy nada de ello existe. Los europeos están solos ante el estalinismo financiero, el IV Reich, los grandes bancos, el FMI y la tutela de Washington. No sé en qué acabará todo esto, pero las semejanzas históricas entre el drama viejo y el nuevo reiteran tantos en suelo europeo. Uno de los que faltan radica en la nula chance electoral. El presente conflicto con la UE y Syriza la revelan raquítica, frustrante,y a los pies de los caballos

martes, 30 de junio de 2015

EL REFERÉNDUM GRIEGO: ARMA LETAL CONTRA EL COMPLOT NEOLIBERAL

  La Grecia popular contra sus vampiros

Qué diferencia hay entre los crueles diktats de Merkel y sus socios con el nazismo, o sus compadres estalinianos? Ninguna. Las formas de miseria que conllevan la muerte de millones de europeos e inmigrantes ,cambian solo en apariencia, el efecto es semejante. Opresión destructiva es el término apropiado para definir la moderna furia de los bárbaros en el siglo XXI. En buena parte del territorio sureño del continente se ejecutan políticas de exclusión social, con pérdida de derechos democráticos y sociales.En Grecia, Madrid, Barcelona, Dublin, Roma o Lisboa, hay familias que duermen en las calles y comen en los contenedores. Son los nuevos alojamientos gratuitos y restaurantes que el neoliberalismo asesino viene abriendo desde el 2008, ampliado por gobiernos serviles que obedecen a Berlín, Bruselas y el FMI. En este siniestro período de noche y niebla no hay bombas ni metralla. Solo gente sin trabajo ni subvenciones, o con sujeción esclavista que apenas alcanza para comer, una vez abolido el viejo contrato social. La Europa Alemana de Merkel, Schauble, Passos Coehlo, Renzi y Mariano Rajoy se identifica con la de Hitler y Stalin. O la Francia del mariscal Pétain. Como entonces, el sistema echó mano de viejos políticos para perpetrar el nuevo genocidio, a costa de países endeudados hasta las cejas, olvidando las constantes deudas teutonas desde 1918 hasta la fecha. Se trataba de privilegiar el núcleo capitalista más potente y dinámico de Europa. También el más despiadado. Grecia pagó las consecuencias durante el siglo pasado, pero las de hoy mismo la empujan hacia el Gheto de Varsovia. Syriza, en nombre de la voluntad popular reaccionó con su propia arma letal. El referéndum es la vía democrática para que los pueblos del sur organicen su resistencia activa contra el despojo y la sinrazón de los poderosos. De ahí la alarma en las cumbres podridas de la Eurozona, con su moneda asimétrica y maldita encadenando países enteros. Si el ejemplo cunde, se terminará esta historia criminal más rápido de lo que estima la miserable burguesía continental, alimentada por Washington desde 1945 en adelante.

viernes, 26 de junio de 2015

RITUAL FUNERARIO PARA EL PP Y MARIANO RAJOY



Es tan franquista y asesina la derecha española que no hay forma de regenerarla. Años de supervivencia, merced a la tolerancia de propios y extraños, garantizada por la Transición, autorizaron su supervivencia y retorno al pleno poder y su brutal ejercicio. La expresión clara es "Ciudadanos", una formación totalitaria y de raíz degenerada que niega de plano la importancia de las autonomías en beneficio del viejo centralismo españolista. Por esa razón, y a tenor del conservadurismo social de añeja tradición, volverá a gobernar la versión centrista del PSOE. No como en épocas de Felipe González o Zapatero. Ahora el voto es menos aborregado que antes, pero aún conservan estructura y cuadros con experiencia, procurando adaptarse a los nuevos tiempos. Frutos del cambio social y sus premuras, comporta la dependencia del actual alcance socialista en materia de votos, de pactos con sectores más radicales que la previa izquierda parlamentaria, para alcanzar gobernaciones y consistorios, con programas parcialmente restauradores del Estado de Derecho.
Favorecida por la Eurozona, la deuda, el euro y su tinglado, la derecha local continuará activando sus más sucios métodos para trabar las tibias contrarreformas que vienen. Es probable que, a tenor del cierto ajuste de cuentas con el pasado reciente, Rajoy reaccione a último momento, según su costumbre, convocando las generales. Ello proyecta el riesgo de perder el poder a cambio de nada, o muy poco. La temeridad de conservar su candidatura, impopular incluso en su propia banda de canallas, le saldrá cara. A último momento intentará medidas, siempre insuficientes y de doble vínculo, para conservar votantes. Puede que los disconformes con "Ciudadanos", tal como señalan las pesquisas más recientes, vuelvan al redil pepero. Pero en cualquier caso, el ciclo absolutista de la dictadura parlamentaria y los saqueos admitidos por el inconsciente de María Dolores Cospedal, han fenecido junto al eclipse de la siniestra Esperanza Aguirre, abriendo una etapa de transición y entierro para franquismo manifiesto, que tanto daño ha hecho en el siglo XXI. 
Hay travesías del desierto que, sin vuelta de hoja mueren sepultadas en las arenas de la Historia.

miércoles, 24 de junio de 2015

LA SUPREMACÍA EN LA IZQUIERDA ESPAÑOLA DE UN LÍDER AUTORITARIO


De la reunión entre el señor Iglesias y Alberto Garzón no surge la perspectiva de un Frente Social Republicano. El farsante ególatra no está por la reedición de otro Frente popular que rechazarían el IBEX 35, la banca, un clero reaccionario, el Ejército y el paneuropeísmo dominante. Por ese temor ancestral, heredero de la victoria franquista, el personaje quiere total subordinación a su invento, saboteando la precisa herramienta para acorralar a la extrema derecha española que hoy gobierna. No obstante, el autoritario Iglesias ha montado una organización estalinista centralizada a nivel estatal, con muchos seguidores. En cambio, Garzón quedó atrapado durante demasiado tiempo en las rencillas internas de Izquierda Unida. Probablemente no acredite el sinuoso vigor personal del otro. Sí una mayor honestidad. Por desgracia, ser honesto y democrático es un valor político insuficiente en la España actual. Hoy, desde el interior de "Podemos" nadie osa cuestionar la hoja de ruta señalada por el líder supremo. Le tragan todos los vertidos, reiterando la desdichada historia del PSOE con Felipe González. La oferta de sumar a Garzón en la trama oportunista, a la postre capituladora, no tiene gran porvenir, aunque nunca se sabe...

lunes, 22 de junio de 2015

LA RENDICIÓN

  Hoy pocas diferencias los separan del repudio popular

Los de Syriza cruzan sus propias lineas rojas, posternándose ante los buitres de la Comisión Europea y roedores como Rajoy, el mejor vasallo de esta triste historia. Se rinden obedeciendo al traicionar las promesas electorales, a cambio de unas monedas usurarias que reaseguran su dependencia, condenando al país a una mayor decadencia, en vez de romper con el euro y la tenaza estaliniana de carácter financiero que hoy gobierna un continente más viejo que nunca. 

No muy lejos intuyo más miserias, rebeliones contradictorias, mucha delincuencia, nuevas guerras y mares de sangre correr. La mal construida Historia de la posguerra desnuda su añeja naturaleza, argamasada en los siglos anteriores, cuando los europeos se mataban alegremente entre cánticos patrióticos, enormes perdidas de vidas humanas, e ideas destinadas al fracaso. 

Corregir los equívocos no es cosa de un día, ni siquiera de cien años. Grecia, antigua cuna de la civilización ilustrada, los pensadores ilustres y la democracia ateniense, es hoy una marioneta que amaga rebelarse para terminar obedeciendo. Las grandes potencias la edificaron así, sobre todo, durante el siglo pasado. El grueso de sus ciudadanos son y seguirán siendo los mendigos continentales sin ninguna clase de futuro.
Muertas las esperanzas, percibo los aromas de un cementerio político, económico y social ensombreciendo el territorio. Sus vanguardias fallan una vez más, precipitando el retorno de los Samaras, o tal vez de los más probables fascistas de Amanecer Dorado. Cuando se acorrala a un pueblo, de no estallar una revolución social de signo popular, la suerte está echada.Los ecos de esta capitulación, se dejarán sentir muy pronto en España.

LA REITERACIÓN DE UN LEGADO



Conocí dos épocas de atmósfera siniestra en mi largo viaje. La primera y más horrenda,la respiré en Argentina desde 1974 hasta 1982, calendario del retorno a mi tierra natal, después de 34 años.Durante aquel lapso de tiempo, cualquier respeto por la vida humana no valía nada. Si eras un demócrata social corrías peligro de ser un recuerdo en cualquier instante. La banalización del respeto cívico estaba sujeto al terror de un Estado criminal, administrado por represores, amparados por un liderazgo crepuscular, y poco después por unas fuerzas armadas corrompidas hasta la médula.La segunda época feroz me alcanzó en España, durante la dictadura parlamentaria del PP y el siniestro señor Rajoy, digno émulo de Francisco Franco Bahamonde, finalizando para mí cuando aterricé, oxigenando los pulmones y el espíritu en Rio de Janeiro hacia diciembre del 2013. En ambos casos, asistí a desastres sociales y económicos de gran magnitud, tolerados por el grueso de la población. Hubo víctimas en los dos territorios. La represión, sea armada o económica, tiene un solo color: el del sufrimiento y la muerte. Emigrar, es en muchos casos un exilio encubierto. 

Mi familia escapaba en 1947/8 de la posguerra franquista con el hijo pequeño,sin poder olvidar sus raíces.He repetido el sendero, transformado en legado y tradición, dos veces. Una, en medio de amenazas, surgidas del compromiso social, la otra, habiéndolo perdido casi todo, menos la entereza. Salvé además, la vida y la salud, es cierto. Otros, por causas diversas, no pudieron sortear la completa desgracia. Ya veterano, hoy soy ciudadano del mundo, y sobre él reflexiono, opinando. 
Son las armas políticas y culturales que aprendí a manejar desde el extrañamiento y sus distancias, en esta dura y apasionante lucha por sobrevivir con dignidad.

domingo, 21 de junio de 2015

UN SECRETO E INCONFESABLE DESEO


Cuando inventas personajes de una novela o relato, convives con ellos hasta que lo concluyes.Luego, permanecen inmóviles en la hibernación del recuerdo. A veces los matas, para resucitarlos desde las correcciones constantes, o los pierdes de vista en cualquier renglón, relegándolos al olvido, Sea breve o larga su existencia de ficción, siempre dependerán de ti. Ellos pueden ser amigos o enemigos de la humanidad, nobles, generosos,odiosos, malvados, víctimas del destino aciago, o suerte de ángeles en la tierra, pero todos y cada uno te deben la existencia, impresa o virtual, y sus percances. En tus renglones respiran, o se desploman víctimas de los vaivenes de la imaginación y su capricho. Expuestos al odio, el amor, o la más cruda indiferencia de lector, constituyen a lo largo del tema correspondiente, una suerte de coro griego, en el que proyectas la caprichosa mezcla de dramas propios y ajenos asimilados a lo largo de la vida. No es, al fin y al cabo, semejante ejercicio despótico, una forma rupestre de imitar a Dios? Creo que a cualquier creador, sea o no creyente, en los campos del arte y la ciencia, los persigue ese secreto e inconfesable deseo.