Lo bello es noble, digno y eterno si viaja al corazón del hombre

viernes, 27 de marzo de 2015

LOS GRANDES HORIZONTES



Ayer os hablé de la calle. No puedo olvidar los horizontes del paisaje catalán, surcados en automóvil a partir de las seis de la mañana y de lunes a viernes, desde Vilassar de Mar, con destino a los centros educativos y bibliotecas de Lleida, Girona y Tarragona. Hablo de sus rodalías, donde aparcar era fácil y placentero. Completaba, entre recorridos y visitas, unas ocho horas. En casa, "Nora" me aguardaba tras ventilarla a las cinco de la mañana en el parque de la Bobila, a dos calles del piso. Luego del invariable baño de inmersión y un desayuno frugal, mis máquinas surcaban amaneceres y tempranos soles. Lleida, era y será para siempre mi comarca favorita. Sus educadores eran catalanes y españoles a la vez, con mayor avidez cultural que en otros sitios; aunque los buenos amigos eran frecuentes en Tarragona. Girona era otra cosa. Más que catalanes, en los 2000 ya eran gironinos cerrados en banda. La vecindad con Francia les contaminó de ese ombliguismo empobrecedor. No siempre fue así. Aún en los noventas, permanecían abiertos a productos culturales (No me refiero a los de "Planeta", los míos eran específicos y sectoriales) y vínculos amistosos. Pero la vida sigue, y con ella orienté mis labores hacia otros destinos, perdiéndome sus verdes resplandecientes de sol para ganar otros, y de paso el sustento. Admito que las tres cuartas partes de aquellas horas, alimentadas por casi tres décadas las invadió el paisaje. Me gusta la gente, pero eso no contradijo nunca mi velocidad operativa. En los institutos secundarios se trabaja muchísimo. Contrariamente a la negra leyenda, que califica de vagos, y rutinario al personal, les gusta educar a los jóvenes, de manera que, mi velocidad permanecía sujeta al escaso tiempo libre en los seminarios. Era un placer recomendarles DVD y libros muy específicos. Mis conocimientos lo autorizaban. A diferencia de otros, yo no vendía patatas ni regalaba nada. Por fortuna, mis clientes utilizaban el material,pagado por el instituto correspondiente con gran puntualidad. 

Vuelvo a los viajes tan oxigenantes por las comarcas catalanas, pueblo por pueblo, todos llenos de impresionante belleza. De manera que conozco el territorio donde nací de punta a punta, subiendo y bajando alturas de clima variable desde una jornada en muchas ocasiones. Fue uno de los regalos más grandes e inolvidables de mi vida. Curiosamente, siendo catalán de origen y hablando el idioma, en algunos sitios creyeron, hasta último momento, que yo era argentino. Ello desmiente otra leyenda negra. La que versa sobre los prejuicios nacionales de mis queridos compatriotas. Jamás lamenté recorrer un promedio de 400 kilómetros por día (a menudo era el doble). Aquellos viajes tan queridos mitigaban con creces cualquier signo de fatiga. La buena gente, mayoritaria en todas partes, aportó lo suyo en mi ruta laboral. Beber un paisaje como aquél te llena de energía. Por fortuna, conocí el de muchas tierras durante mi tiempo europeo. Hoy asimilo otros con el mismo interés,conservando vivo el recuerdo de todos y cada uno, en los ojos y el corazón.

jueves, 26 de marzo de 2015

LA CALLE


Charles Aznavour dice que fue un niño de la calle, sin maestros, aunque ya leía mucho por esas fechas. La calle te curte y enseña. Lo se bien desde los siete años, correteando en espacios libres, y desde los doce hasta los sesenta y nueve, ganándome la vida vendiendo, primero aceitunas envasadas en los almacenes de barrio,luego, algo que me gustaba mucho más: los libros: por último, los DVD. Venía de una familia de inmigrantes que hizo eso en la Argentina de los ´40 y principios de los ´50. En casa los hubo en abundancia, a la par de dos periódicos por día y varias revistas semanales. Fui un tiempo a la universidad, es cierto. Mis días no se parecen en eso a los de Aznavour. Sí en cambio, en el hecho que allí no tuviera maestros de verdad. Solo recuerdo buenas y malas personas. Gente de la que aprendías alguna cosa, o nada. Las mayores experiencias llegaron desde las aceras. Vender te las destina al por mayor. Para eso debí romper mi natural timidez. Ella vende en los filmes de James Stewart y poco más. Pero el tiempo va desgarrando ese envoltorio, tenaz protector del yo, a base de prácticas sostenidas y oxigenantes. Salvo breves períodos fabriles de idealismo, no conocí patrones. Si hubo alguno, terminé obrando como si no existiera.Tampoco me transformé en uno de ellos. El dinero me interesó para gastarlo en libros y viajes. El ansia por conocer ignorando menos que antes, marcó mis andares y sus experiencias. Charles eligió el escenario y allí triunfó. Yo la literatura, esa pasión que me vuelve casi invisible. No me quejo.Mi privilegio es el de haberme ganado los garbanzos sin sufrir. Eso hace que llegues a viejo auxiliando a la biología,al conservarte en forma. Entre varias otras, las aceras de Buenos Aires, Barcelona, Londres, Florencia, California, y ahora Brasil, acompañan estos pasos por la vida, nutriendo con su savia mis renglones de ayer y hoy. Los que no dan dinero, premiando esa incomparable pasión del buen vivir.

BETTIE PAGE



Siempre la visioné alejada por completo de la lujuria y la vulgaridad porno, pese a ilustrar revistas picantes for men. Bettie fue un regalo artístico de la naturaleza. Era una chica campesina que disfrutaba exhibiéndolo, con escasísimo maquillaje y expresiones candorosas, de rasgo casi infantil. Su fama no murió con ella. Fue extendiéndose con los años desde el escaparate de los ´50, por esas cualidades innatas de ciertos seres que perduran en el tiempo a lo largo de generaciones.

martes, 24 de marzo de 2015

CAMBIAR DE CHAQUETA

 Dos empedernidos chaqueteros locales: González y Alfonso Guerra

He visto muchos cambios de chaqueta durante décadas. Gente que combatió por causas nobles y justas, termina siendo víctima de sus propios demonios, abjurando de lo que una vez creyó. En casi todos ellos se observa una memoria del pasado eviscerada en el presente. Es como si el ayer les quemara las manos, y su sola mención reavivara las viejas huellas dactilares de la identidad pasada, desde los fatigados ojos del alma moribunda. Fugitivos del pecado de juventud, o de una madurez que acabó pudriendo el fruto en la conciencia insuficiente, son el furgón de cola de la humanidad, su imperfección más insalubre, por el veneno que en adelante destilan por todas partes. Algunos son premiados con méritos de favor y cuño diverso, hasta con ministerios. Otros llegaron más lejos. Muertos o vivos, la Historia reserva para ellos el tiro de gracia desde sus callejones más sombríos, en la deshonrosa mención de nombres y apellidos. Conservar la moral, el equilibrio y la honradez, demanda un esfuerzo constante. Dejarse arrastrar por el fango, solo abandono y mala uva. De toda esa miseria última, culpan de viva voz con acento nihilista, a la vida, los vecinos, las cartas del Tarot y las cincunvalaciones del planeta Tierra. Es lo que mitiga malamente en la conversión de estos ejemplares, lo que no les perdonaremos jamás.

LA TÓPICA FRIVOLIDAD DEL LAMENTO SECTORIAL

  La Palomera, expulsada por Marhuenda de "La Razón", continúa oficiando como  cortesana vocacional del poder

Las tertulias españolas dedicando todo el espacio a las víctimas de desastre aéreo, se olvidaron de las que viene causando el gobierno de verdugos, convalidando los desahucios, el paro sin prestación alguna o los empleos basura, las estafas Preferentes y la creciente desatención de los enfermos en la seguridad social, desnutriendo a nuestros niños y acortando la existencia de los ancianos. Incluso algunos comentariastas (entre ellos Esther Palomera, en La Cuatro) elogiaron la rapidez operativa de La Moncloa ante la tragedia. Estos son los periodistas que tienen voz, y absoluta falta de vergüenza en España.

REALIDAD Y DESTINOS


Ante las incertezas sobre "Podemos" y la crisis de Izquierda Unida, los andaluces optaron por no innovar, restándole, eso sí, muchísimos votos a la extrema derecha gobernante.Les imitarán los ciudadanos del resto del mapa patrio? Parece difícil, aunque no imposible. Sin lugar a dudas y por comparación, se guardan mejores recuerdos del PSOE que de los gobiernos del PP. Su salvajismo no solo fue político durante estos años. Hirieron gravemente el equilibrio social,manifestando serios brotes franquistas, sincronizando la abolición de derechos y libertades a espuertas. De una manera u otra, ambas formaciones desempeñaron el rol de parteras en los sucesivos turnos de gestión. Es cierto que resultaron cómplices mancomunadas de tropelías diversas en los tres poderes, empeorando la ya endeble salud democrática de un país forzosamente desmemoriado, y sujeto al legado monárquico de Franco. Lo que en verdad dificulta superar este tiovivo infernal es, aunque Rajoy y su banda genocida de lobos feroces desaparezcan de la escena, la sujeción al paneuropeísmo y la debilidad política de nuestras izquierdas, en avance demasiado lento y tortuoso, como para ofrecer una alternativa firme y creíble. Andalucía no es el resto de España, pero tampoco es ajena a lo se cuece en las entrañas de la nación. La crisis brutal y la pérdida de derechos en todos los órdenes mejoró el diálogo social, moribundo durante décadas de voto y a callar. Sin embargo, los obstáculos parciales cunden, redondeando una totalidad poco estimulante. Escasos políticos socialistas resultan hoy creíbles en el cartel electoral. El ascenso de Albert Rivera semeja meteórico, favorecido por los síntomas de desintegración que manifiesta el tradicional partido de la derecha. Es probable su temporal consolidación, grata al establishment, aunque el margen de maniobra para que nada cambie es muy estrecho. En cambio, la izquierda, que solo comprende a una pequeña fracción y versos sueltos del PSOE (ubicado en el centro derecha desde términos reales), o Izquierda Unida y "Podemos", se miran los ombligos por separado, resistiendo numantinamente aquello que podría reforzarlos: el Frente Social Republicano, esgrimiendo un programa amplio de reivindicaciones sociales y democráticas. Rivera salió al paso de esta amenaza latente, sosteniendo que ellos (los rejuntados de su apaño) no quieren una España dividida entre rojos y azules. Todo lo que huela a Frente popular será anatemizado, como lo fue "Podemos" tras el resultado de las europeas, no ya ahora, a tenor de las señales humeantes de amor indio que Iglesias destinó a la España rancia y sus instituciones, sucesora "democrática" de la Grande y Libre. Su drama pequeño burgués radica en no ser correspondido desde las alturas, ni por las papeletas andaluzas, al menos como él lo esperaba de últimas. Más seguros para los bancos acreedores y la Eurozona son los socialistas, junto a una derecha remozada por afeites y globos de colores. De momento, el régimen respira aliviado por la división de sus enemigos. Rajoy poco le importa. Siempre habrá quienes lo reemplacen con empeño mientras el destino no les alcance y los españoles lo permitan.

lunes, 23 de marzo de 2015

LA DERROTA DE LA EXTREMA DERECHA Y LA INSUFICIENCIA DE LA IZQUIERDA


Las elecciones andaluzas restauran parcialmente al PSOE, hundiendo al PP, en tanto jibarizan a Izquierda Unida, volcando sufragios conservadores y de clase media en las arcas de "Ciudadanos". El caso de "Podemos" abre un doble rasero. Las ilusiones de los profesores de la Complutense heredando el capital político del 15M bajaron de cota, afirmándose en cambio como tercera fuerza política en la comunidad. La proyección inmediata de este buen resultado al resto del país parece dudosa a mediano plazo, ante las vecinas elecciones en otras comunidades, y las posteriores generales. De momento, absorbió votos al PSOE e IU. El sueño de Iglesias y su "Juego de Tronos" no fue respaldado en previas instancias con movilizaciones ni presencia masiva de sus militantes en las calles ante los desahucios, las víctimas de las Preferentes, y otros ataques del gobierno a la población, reduciéndose a la construcción del aparato político-electoral. Las indefiniciones con su programa, suprimiendo parte del original, con agregados de adaptación sumisa al régimen y sus instituciones, acabaron restándole votos en Andalucía, y entusiasmo en el resto del mapa. El fervor inicial, basado en reivindicaciones inmediatas que desataron gran conmoción, distanciándolo de las maniobras parlamentarias de la izquierda tradicional, heredera del PCE, se fue diluyendo al compás del "buen comportamiento" proburgués de los académicos, con el agravante de debilitar paulatinamente la posibilidad de estructurar un vigoroso Frente Social Republicano. Con ello, la izquierda española se debilitó, pese al aparente refuerzo proporcionado por su desembarco político, en vez de reforzar los contenidos necesarios para enfrentar, no solo a Rajoy y sus cómplices,sino al tinglado paneuropeo de Merkel, Hollande y el gran capital financiero. Para hacerlo con éxito, son necesarios equipos unitarios de líderes creíbles y templados en la lucha de clases. La España actual carece de los necesarios para acometer esa gigantesca labor.El caso de Teresa Rodríguez, la maestra andaluza de "Podemos" triunfante en Cádiz, su ciudad, es un ejemplo de improvisación destinado ser estrella fugaz. El ego de los Iglesias, Monedero, Errejón, Bescansa y otros ilustrados de púlpito, tampoco favorecen un mejor destino. Probablemente, el naciente partido quede como referente de un impulso que, sin morir, vire progresivamente hacia aquella "testimonialidad" que Iglesias criticó en Izquierda Unida. Tampoco basta con declarar que se quiere el poder. No solo hay que probarlo con hechos, es preciso demostrar para quien y para qué se quiere. Nadie que se centre en buscar votos, descuidando la calle y las plazas en la protesta social, que clama justicia, trabajo, educación y salud, conseguirá liderar con firmeza lo que es preciso y necesario en la Historia para triunfar de verdad. España y Europa no escapan a las generales de esa ley,muy poco observada por la izquierda española,pese a la derrota de la extrema derecha y su formación en las elecciones de la víspera.