Lo bello es noble, digno y eterno si viaja al corazón del hombre

jueves, 30 de octubre de 2014

LA VÍSPERA DE LA TORMENTA

La mayoría absoluta del PP acaba de vetar el monográfico sobre corrupción exigido por la oposición al gobierno. En medio de una gran descomposición interna, Rajoy y sus secuaces se refugian en el voto caducado y el Palacio de las Cortes. Hoy, bastaría un boicot parlamentario de los demandantes para dejar a la banda criminal que aún rige los destinos de España al borde del cese, pero no. Nadie suelta el sillón, ni las prebendas, temiendo más a los resultados de las próximas generales, donde Podemos encabeza el ránquing, que a una mayor acumulación de mugre políticofinanciera al aire libre, y la desesperación de millones de familias. Horas antes, el todavía presidente pidió perdón, no se sabe bien porqué, pues son tan clamorosas sus faltas a la verdad y los desmanes perpetrados por esta dictadura parlamentaria, a lo largo y ancho de estos cuatro dolorosos años que enumerar las cuentas del collar podrían servirle a él y su corte fascista de réquiem, como prolegómeno de un vasto Nüremberg a la española, sin ahorcados pero con duras penas a cumplir de por vida para los responsables de este auténtico genocidio social y económico, perpetrado contra el país y el Estado de derecho. El ajuste de cuentas con la verdad llegará, y cuánto más tarden en soltar las riendas del poder estos desalmados, peores serán las consecuencias que sobre ellos caigan. La acumulación de perversidades y groseros desatinos que ofenden la razón, comporta nubes negras, truenos, relámpagos y un vendaval que destruye fortalezas que, hasta la víspera se creían inexpugnables. El fenómeno atmosférico también rige las relaciones sociales. Quienes no respetan sus leyes, se exponen a pagar el más duro de los tributos.

miércoles, 29 de octubre de 2014

EL CUBO DE LA BASURA



Resulta que la modélica comunidad del PP era un estercolero, comandado por una paranoica delirante afecta a las almas podridas ansiosas de enriquecerse. El mito madrileño, un estandarte partidario exaltado a viva voz, era falso a todas luces. Se edificó en base a corromper y termina devorado por ese cáncer metastásico e incurable, arrastrando a su impresentable lideresa de cartón pintado. Un módico clon de Margaret Tatcher de cepa franquista.El presente derrumbe, que sigue al de las tarjetas negras, la Trama Gürtel, los Eres y la leche, anuncia el del estafador político, señor Rajoy, y su troupe, voceadores criminosos del "Qué se jodan!". Todavía en el poder, siguen fingiendo ser mayoría absoluta-en vez de obsoleta-, haciendo daño en la práctica de su deporte favorito: traicionar a la patria hundiendo la equidad social. No hay mejor manera de hacerlo, y ellos, desde la Moncloa, las Cortes, gobernaciones y consistorios, se han probado incomparables vasallos y virtuales comisionistas del IV Reich. No fueron los únicos. Ahí está Convergéncia i Unió, la organización delictiva de Pujol y sus secuaces del folclore medieval catalán, demostrando cuán extendido estaba el mal de aquella Transición, pintada de colores sobre un fondo de bosta estucada, que presidieron los borbones again; tras ser echados a patadas por el pueblo español en 1930. Todavía reinan en lo que es una ópera bufa de trazo siniestro. Montarles un Nüremberg local será uno de los deberes históricos a ejecutar con estas organizaciónes delictivas, concebidas para expoliar y empobrecer hasta las heces al pueblo español, retrotrayéndolo a los tiempos de la posguerra civil. En parte lo han conseguido. Cambiar las tornas es imperativo deber de cualquier ciudadano bien nacido. De ellos, que odian la justicia social, no cabe esperar ni un gramo de consideración por la vida de cualquier ser humano. Este gobierno y sus secuaces deben ir a parar al cubo de la basura lo más rápido posible

lunes, 27 de octubre de 2014

LEY DE MEDIOS O BARBARIE INFORMATIVA

  Joseph Goebbels, precursor del arte de repetir mentiras hasta convertirlas en realidades.


Amigos criollos temían la posibilidad que las fuerzas de la oligarquía y el imperialismo reconquistaran Brasil, gigante continental decisivo para el futuro de América Latina. Nuestra gente no lo permitió, marcando la victoria de Dilma Rousseff y su nuevo turno de realizaciones. Hubo, es verdad, instantes de zozobra esta última semana que cerró la justa electoral. Ibope y Datafollha pesquisaban un tiovivo de opiniones, verdadera montaña rusa alzada contra la continuidad del proyecto social avanzado, que separa al Partido de los Trabajadores y sus dos cabezas visibles de las acechanzas del neoliberalismo global, encarnadas, según la vieja historia, por el PSDB y sus representantes. Los golpes mediáticos que autorizan el monopolio de los periódicos, radios, y en las últimas décadas cadenas televisivas como "O Globo multimedia", cuentan con medios materiales extraordinarios. La familia Marinho es la primera fortuna de Brasil. Su larga trayectoria de intrigas políticas prueba, desde los tiempos de Getúlio Vargas, capacidad de influencia entre núcleos decisivos, por entonces en la sociedad militar. El líder nacionalista fue apartado del poder en 1945 ante la sanción de medidas favorables a los trabajadores. Nueve años más tarde, cuando lo hubo recuperado, fue el provocador de la prensa Carlos Lacerda, salido de esa oscura cueva e independizado posteriormente, quien provocó el suicidio de Vargas en 1954. En la posterior caída de Joao Goulart, diez años más tarde, la prensa oligárquica desempeñó un importante papel, consolidándose como cuarto poder monopólico durante las dictaduras militares. Nada cambió desde entonces. 
La consecuencia, con el arribo de la democracia, fue su operatividad respaldando a las fuerzas más retrógradas y sus representantes políticos, al pesar la opinión de sus titulares y comentaristas en la decisiones de voto popular sobre las cabezas y los corazones de un público golpeado por los militares durante años. Con el desembarco de la televisión reforzaron estos mensajes conservadores sus contenidos, solubilizándolos mediante coloridos espectáculos que evaden la realidad social, generando al tiempo una conciencia pública de valores abstrusos y reaccionarios. La embestida actual de estos medios en la sostenida campaña anti PT, combinó necesidades de voracidad financiera global, con los viejos sueños de la oligarquía brasileña. Un bajón económico ante el que el Gobierno no reaccionó podando medidas sociales fue la piedra de toque, creando las consigna de "echar al PT", "El cambio ya toca", y otras menos elípticas. Los engranajes se pusieron en marcha escogiendo escándalos como el de Petrobrás, un apetente bocado energético de las multinacionales, tal como PEMEX en México. De ahí la reacción de Dilma y Lula, alertando sobre la maniobra voraz, con independencia de irregularidades que existieron; aunque no les baste a los de siempre que la justicia se encargue de depurarlas. Con la corrupción de esa área estatal magnificada, y la crisis económica llamando a la puerta, surge, como fruto podrido de un accidente mortal Marina Silva, cargando contra Lula, su antiguo protector. Su estela desplaza a Aecio Neves como rival de Dilma en las elecciones. Era una política de cerebro módico y sin partido propio, transformándose en el títere ideal. Sin embargo, al desvelar con tropeza inaudita sus crudas intenciones neoliberales, la oscura paloma gore se hunde en las encuestas con la misma velocidad que ascendió. Neves sale reforzado, aunque parcialmente, quedando al descubierto el programa de ajuste antiinflacionario y desnacionalizador que prepara la derecha, de triunfar en Brasil, al pactar Silva su apoyo el playboy tucano. Si hubo una "deconstrucción", tal como señalan los comentaristas del establishment, no fue la de Marina Silva por el PT, sino aquella que realizó esta última alzando la liebre, al revelar en medio de invocaciones al Señor, según el credo evangélico, las verdaderas intenciones de la estrategia cavernaria global.
Finalmente, el frente conservador perdió en la Segunda vuelta por algo más de tres millones de votos, tras un intento de última hora, ejecutado desde la revista "Veja", restando a Dilma algunos más. 
Y es precisamente el empleo de estas malas artes, profundamente reaccionarias, con el que hay que terminar de una vez, sancionando una Ley de Medios inspirada en la argentina, que impida la concentración monopólica de la opinión oral y escrita proyectada como arma arrojadiza. De no hacerlo, en cuatro años repetiremos lo vivido horas atrás y, a la sazón, desde la década de los treinta, aunque los tanques no salgan a las calles. Golpes mediáticos que no se conjuran tan solo educando a los ciudadanos. Sino quitando al enemigo social una de sus armas más masivas y letales. La de repetir hasta la saciedad mentiras, en todos los formatos, tamaños y colores, hasta convertirlas en realidades aplastantes de la libertad y el Estado de Derecho.

LA DAMA DE TITANIO

     Matearemos con Dilma cuatro años más

Ayer, tras una batalla sin cuartel contra la derecha mediática y política, Dilma Rousseff ganó las elecciones. Esta vez fue ella, no el PT de Lula quien lo hizo, contrariamente a la otra elección, en la que era su entenada. Cada vez más desinflado, aquel combativo metalúrgico que inauguró una era política y social en Brasil aparece desdibujado y con pocos ánimos de volver al tajo. Las secuelas de un cáncer superado, no han desaparecido, al contrario de Dilma, que parece forjada en titanio. Los medios, en poder de la oligarquía de toda la vida, centraron su ataque sobre ella, intentando dibujarla corrupta, caprichosa y autoritaria. En el inconsciente colectivo de muchos brasileños a las mujeres se las valora por el tamaño de su trasero, no por su inteligencia y combatividad. A la hora de escoger una sucesora en el poder, Lula-todo hay que decirlo-, obró con gran desprejuicio, elevando a su mejor colaboradora hasta la candidatura presidencial. Ella la ganó con votos derrotando al machismo, pero aún era una criatura que dependía de su gran promotor. Pronto manifestó su genio y carácter. Se dijo que hacía llorar a los ministros en las reuniones de gabinete, probando que establecía alianzas con partidos según su criterio. En pocos años se hizo de prestigio y fama de dura, sosteniendo el panamericanismo de izquierdas en el área internacional, mientras extendía la reforma social del PT. Washington no pudo atacarla frontalmente al corregir ella ciertos excesos de Lula con el iranio Ahjmadinejad. El conservar ciertas distancias sobrias con Hugo Chávez no impidió lazos fraternos con Cuba, Argentina, Uruguay, Ecuador, la propia Venezuela, Bolivia, Nicaragua, y ahora con Chile una vez que asumió Michele Bachelet. De paso, trazó una linea roja con Washington tras descubrir el espionaje que le practicaba el CIA, acentuada por la denuncia pública de los ataques, junto a Israel, en la franja de Gaza, desde la tribuna de las Naciones Unidas. Con el Caso Petrobrás se la buscó salpicar de inmediato. Ella era Ministra de Energías cuando se desarrolló la trama, pero nadie pudo probar que estuviera implicada. Esa carga de blindados y una crisis internacional que afectó al país, acentuando picos de inflación y bajo crecimiento, fueron pretextos que la derecha supo utilizar desde sus omnipotentes cabeceras mediáticas. En auxilio de las mismas llegó Marina Silva tras la muerte del candidato Eduardo Campos, del PSB. De ella se esperaban luces donde sólo anidaban penumbras, atraso y neoliberalismo. Entonces, la propaganda echó sucesiva mano del playboy tucano Aecio Neves, vástago de un clan millonario familiar tristemente célebre en Minas Geráis. Detrás del muñeco, operaba el ventrílocuo Fernando Henrique Cardoso, ex presidente neoliberal de ochenta años grato a los EEUU, la oligarquía financiera y bancaria, junto a las finanzas globalizadas. Ayer perdieron todos: el muñeco, su ventrílocuo, la Silva (que pretendió "regalar" sus votos" al conglomerado), O Globo, La Follha, la familia Cívita y los restantes grupos, al aire libre o en la sombra. 
Los venció un pueblo hambriento de reformas y su dama de titanio. Fue por pocos votos, es cierto. Pero tres millones no es una pequeña diferencia para semejante victoria sobre la gran conjura de los necios.

domingo, 26 de octubre de 2014

BRASIL: LOS DOS PROYECTOS DE PAÍS

En Brasil los dos proyectos de país en disputa no surgen de sus entrañas. El más fuerte hasta hoy, brota del deseo imperioso de mayor justicia social. El peor pertenece a grandes familias oligárquicas asociadas al imperialismo y las finanzas globales. Ellas controlan los medios de comunicación, desde donde bombardean sin cesar el instinto conservador y el odio de clase de amplias franjas intermediarias de la clase media. Es un conservadurismo importado por la manipulación a espuertas del papel impreso y la televisión. La consigna de los Marinho (O Globo), Cívita (Grupo Abril) y Silvio Santos, o el pool "Follha de Sao Paulo", es echar a cualquier costo al PT del poder, para disponer libremente de la renta nacional a través de un Banco Central dependiente de esos intereses. La colaboración con Washington laminando el Mercosur, para articular con México y Colombia un bloque conservador que retorne a los viejos tiempos de predominio oligárquico en el subcontinente, es el otro objetivo que se persigue, imprescindible en términos políticos y económicos, aventando la amenaza de los brics, consolidada recientemente por Dilma, junto a la estrecha asociación con las próximas aventuras geopolíticas de los EEUU e Israel en Oriente Medio. Todo un trastocado mapa de ruta soñado por los neoliberales brasileños de Fernando Henrique Cardoso y el muñeco Neves; una marioneta que, de gobernar, cumplirá con los intereses de su familia y los socios de siempre; cuentas que acabarán pagando el pueblo brasileño y sus franjas más humildes. Detrás del telón, se apuntala y orquesta la rapiña, siempre escenificada por un discurso patriótico y vacía de justicia social.

sábado, 25 de octubre de 2014

EL FRACASO DE UN CLON

                  Neves y lo único que sabe hacer


El sangrado de la derecha en Brasil queda patente en los comentarios sobre el debate celebrado en la víspera. Mienten sobre la supuesta caballerosidad de Neves al no mencionar la corrupción que ventiló el último número de "Veja". Lo hizo reiteradas veces sin que Dilma, toda una gran dama de la política, entrara en la provocación. Las cubiertas de "O Globo " y Follha de Sao Paulo", las grandes cabeceras de la oligarquía pasan de largo sobre la crispada actuación del tucano, abrumado por la superioridad política y moral de su contrincante. En las páginas interiores del primer periódico, Merval Pereira, un puntal del sector, galardonado por órganos de prensa extracontinentales, nos habla de "un país dividido", dramatizando lo que es una derrota en ciernes. Cualquier gran país en desarrollo está dividido en dos sectores que se disputan la renta nacional. El Partido de Lula y Dilma eligió entre sus votantes a los pobres, apostando por la movilidad social. Desde hace doce años, y tras combates homéricos, esta formación populista consiguió transformar el país desde el poder, modernizando sus estructuras sociales no sin una oposición de votos constantes. Jamás ganaron por muchos puntos, y la nueva elección amaga demostrarlo otra vez. En febrero de 1946, los entonces laboristas de Juan Perón vencieron por pocos votos al frente "democrático" de inspiración conservadora. Era la reforma social contra el inmovilismo y la obediencia a Washington. Aquí,setenta años después viene jugándose la misma partida, interrumpida en el 53 y el 64 por los militares anticomunistas de encefalograma plano. De vencer Neves, sería recibido de inmediato con brazos abiertos, y piernas alzadas boca abajo por la Administración Obama. Algo de eso fue desvelado anoche en la mención que el candidato conservador destinó a Cuba, desestimando los tratos comerciales de Lula y Dilma con la isla. La nueva conquista de México, obtenida con el operativo entronizador de Peña Nieto y la desnacionalización de PEMEX, procuró ser repetida obteniendo un clon tucano de sonriente playboy, con la palabra Brasil saliendo de sus fauces a toda hora. Es una nueva fórmula que los grandes capitales ensayan asimismo en España con el neosocialista Pedro Sánchez, en Italia con Renzi, y en Francia mediante Manuel Valls, otro joven cachorro de Hollande converso al liberalismo más rancio, que hasta pretende borrar del mapa el término "socialista". 

A falta de programas sociales, nada mejor que exaltar el sentimiento patriotero, condigno del menosprecio que profesan las multinacionales y el neoliberalismo globalizado por los países de América Latina, echando mano de jóvenes respetuosos con los bancos, las multinacionales y el control de la inflación. 
Los lamentos del señor Pereira y las advertencias de la ex comunista torturada en cárceles militares, Miriam Leitao, sobre los peligros que acechan a Brasil de prolongarse las gestión estatal del PT, emparejan suavemente el catastrofismo de "Veja", pero al fin de cuentas buscan lo mismo: restar votos, a falta de un nuevo golpe de Estado. También fue torturada Dilma, pero eligió otro camino más digno que la tan celebrada economista; una mala escritora de novelas de ficción. 
Hasta el último minuto se empeñarán en ello todos estos personajes, activando a espuertas las armas de la calumnia y las delaciones. 
De momento, la clonización de Peña Nieto les ha fracasado. Brasil no es México, ni tampoco, todo hay que decirlo, está tan cerca de los EEUU y lejos de Dios.

viernes, 24 de octubre de 2014

UNA DE LAS FORMAS DE VENDER LA PATRIA

       Un paradigma de la infamia impresa

La Revista "Veja" ventila una vez más la corrupción en Petrobrás, de la que, según sus escribas de pago, Dilma y Lula estaban bien informados. Aclaremos esto: la mayor de las corrupciones hierve en la inmovilista derecha Brasileña, la misma que suicidó a Vargas y derrocó, con ayuda de sus mastines armados aliados de Washington, al gobierno popular de Joao Goulart. Algo similar sucede en Argentina. La oposición de derecha, aliada a la dictadura genocida y malamente democratizada, acusa a Cristina Fernández y esta versión populista del peronismo de corrupción sistemática. En Brasil y Argentina sus aliados mediáticos controlan la prensa y las tevés. Desde los negocios corruptos de Macri y su espesa red de amiguetes y aliados vocean e imprimen muy poca cosa de valor, salvo timos, estafas y mentiras revestidas de falsa razón. La mayor de las corrupciones y peor de todas es la injusticia social. La misma genera toda clase de aberraciones, la más directa es la currupción al por mayor. Eso lo escribimos muy pocos. Los que no trabajamos obedeciendo razones inconfesables de prebendas, acomodos y premios en metálico. "A "Veja" la fundó uno de los hermanos Cívita, emigrado a Brasil. Desde allí organizó un imperio que, a diferencia del italiano de Buenos Aires, sobrevivió merced a sus firmes lazos con la poderosa oligarquía local, los militares y la embajada de los EEUU. Parece lógico que beneficie a sus socios desde entonces. No es la única, con la prensa escrita en manos oligárquicas.
Señalo que ninguna forma, pequeña o grande de corrupción es de mi agrado, pero a menudo, denunciar la paja en el ojo ajeno ocultando la viga en el propio, es para el caso, una de las formas de vender la patria.